Piernas, Corazón y cabeza es un atributo que define a la italiana de 31 años Sara Errani, quien siendo la estrella del primer Abierto de Zapopan ha logrado clasificarse a la ronda de los octavos de final, tras imponerse a la rumana Irina Camelia Begu (70-WTA) con score final de 6-3 y 7-6 (6).

Sara imponente desde el inicio y muy metida en la cancha neutralizó la potencia de la rumana con un juego variado que tuvo como golpe preponderante el slice de revés, elevación de pelota  con pronunciado efecto y oportunos winners que hicieron sonar aplausos en el Complejo Panamericano.

Para cerrar el primer set la boloñesa logró un break y puso de pie a sus seguidores con un toque musical porque fuera del estadio una banda clásica amenizó la velada.

Begu con al experiencia de haber conquistado nueve cetros entre ellos el de Acapulco en 2012 y 2013 resurgió cuando se puso 4-1 con el servicio. Estando abajo 2-5 y con 22 dobles faltas Sara  hizo lo que nadie esperaba, pues  igualo a seis peleando todo y en el tie break impuso experiencia.

La jugadora dijo sentirse nerviosa en esta etapa de su carrera y fue más allá al asegurar que está muy lejos del nivel que “tuve cuando fui finalista del Roland Garros. En entrenamiento juego mejor que en los partidos reales y eso no me gusta, pero sigo en la lucha porque me encanta la competición”.