Una nipona de color que responde al nombre de Naomi Osaka se llevó por segunda vez el cetro del US OPN y demostró el por qué ha llegado a ser en tiempos pasados la número uno del mundo.

 

Naomi le cortó la racha a la bielorrusa Victoria Azarenka al son de 1-6, 6-3 y 6-3 mostrando más físico y sobre todo un excelente manejo de la cancha.

 

La sangre de Naomi es haitiana y por eso su padre Leonard Francois debe sentirse orgulloso, dado que no fue aceptado por la familia Osaka.

 

Naomi se formó en Estados Unidos, pero defiende los colores de Japón y eso nadie lo pudo evitar. Dado La hermana es muy conocida en Irapuato,  dado que ha participado en el Guanajuato Open, un mundo singular el del tenis que relaciona a pobladores de la ciudad de la fresa con una familia sui generis.

Print Friendly, PDF & Email