Cuando llueve el agua encuentra su cauce. Algo similar ocurre con los tenistas que buscan opciones para su desarrollo y hoy me viene a la mente Álvaro García, un chico de Mazatlán que pinta bien desde infante y su ingreso a la fase juvenil decidió emigrar a España.

Un país natural de jugadores de alto rendimiento, en consecuencia resulta entendible que el mazatleco haya entrenado con Feliciano López, con Marc López (medalla oro Río con Rafa Nadal), así como con Sergi Bruguera.

Poco se ha hablado de Álvaro, incluso omitimos una victoria importante que tuvo en el circuito nacional, pero sin hacer ruido y poniendo por  delante una actitud de trabajo tiene claro el objetivo de cualquier tenista: hacer que la raqueta hable.

Print Friendly, PDF & Email