Aline Chávez se inició en los clubes Casablanca (Atizapan), más adelante se cambió al Satélite y fue tal su pasión por el tenis que invirtió en la construcción de cuatro canchas en El Polvorin (Naucalpan) y además tomo el control de las canchas del Deportivo Tlalnepantla evitando que las convirtieran en similares, pero de fútbol.

Maestra y Abogada de profesión Aline llegó a vender peluches en el nacional de Monterrey, sin una necesidad real, pero hizo todo para estar cerca de su hijo Armando Tlacaelel López Chávez y ahora que viene el nacional de Semana Santa 2019 rescatamos una gráfica del 2012 donde Aline es protagonista.

Print Friendly, PDF & Email