RESPUESTA DEPORTIVA RECONOCE TU ESFUERZO 80: GABRIEL CHEREBETIU

Gabriel Cherebetiu de origen rumano apoyo a su hijo Sorin para que se desarrollara en México como tenista de alto rendimiento.

Médico de profesión, Cherebetiu ha atendido a centenares de tenistas y ahora con más de 83 años sigue involucrado en el mundo del tenis.

En la XVIII edición del torneo de veteranos del Club Reforma fue visto con su hijo Sorin, quien consagró su vida al tenis.

Gabriel ha escrito innumerables artículos médicos relacionados al deporte. Detectamos esta nota en Internet.

Muerte súbita en deportistas. Por Gabriel Cherebetiu (México)

10 de noviembre de 2010 a las 08:20

Los efectos benéficos de la práctica de los ejercicios físicos sobre la salud son conocidos desde hace mucho tiempo. Cada día, más y más gente de todas las edades goza físicamente de la práctica de algún deporte. La medicina preventiva y los organismos mundiales y estatales de salud condenan el sedentarismo, al mismo tiempo que promueven una vida activa con ejercicios moderados.

 

El ejercicio físico y el deporte deben ser un factor de sanogénesis, de mejoramiento del estado físico y de la capacidad de esfuerzo y de trabajo. La obtención de efectos favorables a través del ejercicio físico, por acumulación de un sinfín de perfeccionamientos funcionales y estructurales, es, de costumbre, la regla general.

 

Sin embargo, la práctica indebida de los esfuerzos físicos puede ser perjudicial para la salud. Nos referimos especialmente a personas afectadas por alguna enfermedad oculta, difícilmente detectable, o a deportistas que rebasan, en volumen e intensidad, los límites fisiológicos de soportabilidad de los esfuerzos físicos.

 

Hoy en día, la medicina del deporte posee en sus archivos, desafortunadamente, un gran número de casos de fallecimientos súbitos que tuvieron como causa inmediata, sin duda alguna, el esfuerzo físico.

 

El incremento continuo del número de practicantes del deporte no va de la mano con los cuidados y los controles preventivos de la salud. Si tomamos como único ejemplo la carrera de maratón de la ciudad de México, con la participación de 16-17.000 corredores (la mayoría varones), de manera instintiva uno se pregunta: ¿cuántos de estos corredores se habrán sometido previamente a un control médico deportivo con particular enfoque en la salud cardiovascular y la capacidad de esfuerzo?

 

Sabemos que los organizadores de estos tipos de eventos exigen un “reconocimiento médico”, pero ¿cuántos de éstos son verdaderos y no de complacencia? ¿Qué porcentaje de deportistas aficionados y de alto rendimiento se someten con regularidad a exámenes médicos? ¡Difícil de conocer la verdad! Lo que sí sabemos es que en el inmenso mundo del deporte hay también “accidentes de salud”, entre los cuales, lamentablemente, se encuentra la muerte.

 

El primer caso de muerte súbita, como consecuencia de un esfuerzo físico, conocido en la historia, es el soldado griego Filípides, quien, después de la victoria de los atenienses sobre los persas, en las Termópilas, recorrió la distancia de 42.195 m para anunciar el feliz acontecimiento. Al llegar al centro de Atenas, cayó muerto. La causa exacta de su fallecimiento no se conoce, pero se consideraron diferentes posibles motivos que llevaron a este desenlace: golpe de calor, sobreesfuerzo, insuficiencia cardíaca aguda, deshidratación, infarto agudo, paro cardíaco, etcétera.

 

En la era del deporte moderno de alto rendimiento y, sobre todo, en la segunda mitad de este siglo, se han relatado numerosos casos de muerte súbita relacionada con la práctica deportiva (1,3,5,9,11). Gran parte de estos casos han sido bien estudiados en autopsias y se han elaborado diagnósticos precisos post morten. Aún más, se han diganosticado afecciones incompatibles con la práctica intensiva de esfuerzos físicos en algunos deportistas, pero las advertencias o las prohibiciones médicas han sido ignoradas en algunos casos, lo que llevó a un desenlace trágico a corto o mediano plazo.

 

DEFINICIÓN

 

La muerte súbita se define como fallecimiento inesperado, no traumático, que ocurre de manera instantánea, o en un intervalo de algunos minutos. Sin embargo, en el deporte se considera muerte súbita cuando ésta sucede durante el esfuerzo físico o en el intervalo de una hora después de haber terminado el ejercicio(1). En estudios realizados por varios autores, se incluyen también casos de fallecimientos en intervalos más largos (15-21 horas), pero en relación directa de casualidad con el esfuerzo físico.

NOTAS RELACIONADAS

Archivos
NORBERTO MANTIÑAN HABLÓ DE GIULIANA OLMOS

BABOLAT

TIPS DE FERNANDO DALLA FONTANA

RESPUESTA DEPORTIVA

RAÚL RAMÍREZ VIDEOS CON HISTORIA

TIPS DE ADULTOS Y MAS

RESPUESTA DEPORTIVA

RESPUESTA DEPORTIVA