Sebastián Castro por méritos propios se ganó el derecho de ser protagonista en el Campeonato de México. En la fase inicial le tocó combatir con Emilio Vila y Carlos Cortés, quienes fueron marcados de favoritos antes de la competición. Tan fue así que Vila terminó de monarca.

Castro en cada batalla dio fuerte resistencia y su actitud dentro y fuera de la cancha hizo posible que su presencia no pasara inadvertida. El chamaco tiene un futuro promisorio y por ello en RESPUESTA DEPORTIVA se le reconoce su esfuerzo.

Print Friendly, PDF & Email