VICKY GARIBAY

Ramón Palafox, quien viene de la dinastía Palafox, sobrino de Antonio y Gustavo, glorias del Tenis nacional, empezó a practicar el Deporte Blanco a la edad de 5 años, iniciándolo su padre Ramón “Chitro” Palafox en las canchas del club Atlas Paradero junto con sus cinco hermanos, quien les dio las bases, pero quien realmente los enseñó a jugar fue su tía Rosita, ya que le daba muchos consejos, y quien recuerda que eran como 100 gentes los que entrenaban ahí.

“Por decisión de mi papá, quien quería que jugara más, a los 6 años salí de ese club y de ahí a la Ciudad de México donde viví 2 años con mi tío Gabino porque allá había muchos torneos cada semana”

•Jugaste todos los nacionales?

“Sí. Jugué todas las categorías desde 10 hasta 18 años y menores, perdía en la primera ronda, pero después ya me iba mejor y solamente en dos ocasiones quede campeón en 12 y 14, había jugadores muy buenos como Pancho Maciel, Fernando Pérez Pascal, Jorge Lozano, eran un poco más grande que yo pero siempre estaba abajo de ellos.

Después llegó otra etapa para Palafox porque a los 17 años incursionó en torneos de Profesionales

” En ese tiempo Javier Gaytán empezó a organizar torneos profesionales y yo participé en la gira del Pacífico, no me iba mal, pero hasta después de los 20 años en la mayoría quedaba campeón aunque a veces solo llegaba a la final.  Jugué en Guaymas, Hermosillo, Tijuana, México, Guadalajara, en Junior me ganó la final Fernando Pérez Pascal en el club Alemán, y en Querétaro me ganó Pancho Maciel en la final, aunque en muchos no avanzaba porque había jugadores muy buenos. Cuando tenía 23 años fui a jugar torneos a Chile, con Jorge Olaya, Víctor Díaz de la Vega, con quien perdimos la final de dobles, jugué muchos torneos, me iba bien aunque también a veces perdía en primera ronda.

•Debido a sus logros, Palafox estuvo en el casillero 10 del ranking nacional porque en ese entonces, como lo menciona, estaban todos los buenos que eran jugadores Copa Davis.

•Tuviste oportunidades de obtener beca para estudiar en el extranjero?

“Sí, como 3 y las rechacé, no me acuerdo por qué.

•Te arrepentiste de eso?

“Sí, porque creo que pude haber llegado muy lejos, hasta el mismo Jorge Lozano me lo comentó en una ocasión, me dijo que con el talento que yo tenía pude haber hecho mucho más”.

•Pero eso no detuvo a Palafox de continuar practicando el deporte que tanto lo apasiona porque hace 5 años tuvo la oportunidad de jugar un Torneo mixtos en su etapa regional en la modalidad de mixtos junto con otra gran tenista tapatía, Cuquita González.

“El primer torneo que se realizó en el club de la Colina quedamos campeones, nos fuimos a México donde ganamos en el club Francés, y a los campeones nos dieron de premio jugar en el torneo de Miami donde nos enfrentamos a los campeones de Latinoamérica, jugamos contra Chile, Argentina, Brasil, y con Ecuador que ganamos, la idea era que fuéramos a jugar en Wimbledon pero no se pudo negociar”.

“Hace 2 años también jugamos otro torneo que organizó Rodrigo García, también lo califique y lo gané en singles y dobles junto con Ramón Sevilla, además fui a jugar otros torneos: en Ecuador perdí la final, en Salvador hice cuartos, Guatemala en dobles llegue a semis”

.Que tanto pesa el apellido Palafox?

“No fue ningún obstáculo, mi papá nos decía que el apellido era una puerta para entrar, muchos de mis tíos y primos se fueron para allá, sí era pesado para llegar, pero al mismo tiempo una puerta para entrar, sí pesaba pero yo lo dejaba a un lado, aunque yo no lo aproveché, cada quien buscaba su camino, me quedé en México y no me quejo porque me fue bien, tengo mi álbum de recuerdos.

Llegaste a convivir con tus tíos?

“Sí, yo veía a mi tío Toño cuando eran pequeño, recuerdo que cuando murió mi abuela vino y lo saludé, no venía mucho a México porque Él tenía una Academia en Nueva York junto con un socio australiano que no me acuerdo su nombre y con Jhon McEnroe, y me decía: vente Ramoncito! Mi tío Toño, cuando estaba en el equipo Copa Davis entrenaba en Australia, con Rod Laver y todos esos buenos jugadores”

. Cuál es la diferencia de ese tiempo y el actual?

“Yo creo que en aquellos tiempos había más oportunidades para jugar, y no era tan caro el Tenis, sobre todo para viajar y jugar torneos, mi papá antes nos pagaba a mis hermanos y a mí para salir a jugar torneos, llegábamos a un hotel y siempre iba con nosotros un entrenador de cada categoría, pero también iban las mamás acompañando a todos los jugadores, éramos un equipo muy unidos, íbamos uniformados aunque fuéramos de diferentes clubes, hacíamos mucho ambiente y todos nos apoyábamos, ahora cada quien se va por su cuenta y no hay tanta unión, pero ahora, si un jugador no tiene dinero es más difícil porque casi no hay apoyos”.

. Cómo fue que te hiciste entrenador?

“Tenía como 19 años y llegué al club Las Cañadas donde estaba Mario Berruti, de repente me dijeron que si quería ser parte de entrenadores con Jorge Gómez, empecé a jugar ahí, después me di cuenta que mi tío Luis Palafox estaba construyendo el club Hacienda San Javier y me trajo para acá, y a las primeras personas que conocí y me dieron la oportunidad de empezar a trabajar aquí fueron Guillermo Garibay, Alberto Orozco y Manuel Martínez, casi no había nada de construcción y poco a poco se fue construyendo”.

Aunque ya estaba dentro del club, Palafox seguía teniendo la inquietud de jugar torneos profesionales, y cuando estaba como Gerente Edmundo Gutiérrez, (QED), habló con él acerca de sus deseos de seguir jugando torneos, pero no fue impedimento porque continuó en el club dando clases.

“En ese tiempo estuvieron en el club grandes entrenadores como Gerardo Hernández, Arturo Navarro, René García, Miguel Angel Reyes Varela, quien por cierto fue mi compañero de dobles en torneos y con quien aprendí mucho, llegamos a semifinal de un Nacional en el Deportivo Chapultepec donde perdimos contra Leo Lavalle y Fernando Pérez Pascal, con él seguí jugando torneos por toda la República, realmente él fue quien me enseñó a jugar dobles”.

Cuando terminó esa etapa de torneos, Ramón regresó al club Hacienda San Javier ya como Profesional y poco tiempo después, cuando ya no estaban algunos de ellos llegaron grandes entrenadores como Wenceslao Pérez, Erick Ramos, quien es un gran entrenador de jugadores veracruzanos porque están ganando torneos nacionales.  No solo eran buenos entrenadores, sino que estaban activos como jugadores Profesionales.

“A quien yo debo de reconocer como un gran entrenador es a César Hernández, porque él entrena a los pequeños que apenas están iniciando en el mini-tenis, con él han salido muy buenos jugadores que ya están en Nacionales como Diego Navarro, Paulina López, Ceci Gómez entre otros”.

A pesar de que Ramón estuvo fuera del club algún tiempo cuando estuvo en el club Chivas con Jorge Vergara y Javier Gaitán, poco tiempo después regresó cuando su primo Héctor Gómez obtuvo el cargo de Gerente de Deportes, y desde entonces continúa al frente del Tenis.

. Qué le falta a Ramón Palafox por hacer?

“Mi mayor anhelo y mi mayor deseo es que mis dos hijos, César y Santiago lleguen a jugar y que les vaya muy bien en sus torneos, poder viajar juntos y apoyarlos en todo lo que pueda, darles la “patadita” de la buena suerte para que salgan adelante, si la llegan a hacer y ese es su futuro, yo busco una jubilación para poder apoyarlos en todo”

. Cuando tus hijos juegan los apoyas o los presionas?

“Cuando juegan yo los apoyo, trato de estar lo más retirado aunque saben que mi esposa y yo estamos ahí, sabemos que pueden cometer errores, si ganan los felicitamos y si pierden deben de aprender de esas derrotas para mejorar, eso es lo único que les digo, si ellos avanzan pues adelante, y si retroceden ahí estamos, saben que pueden confiar en mí porque aparte de que soy su papá soy su amigo, les doy consejos solo si ellos me lo piden, yo no me meto en nada cuando juegan, yo dejo que su entrenador, Pepe López sea el que los oriente; mi hijo César ha avanzado mucho con él, ya ha ganado bastantes torneos nacionales.  La verdad es que disfruto mucho con ellos, jugamos por divertirnos, de repente me gana César, pero lo más importante es que convivimos.  Si mi papá me dio ese apoyo, pues yo también se los voy a dar”.  

  

Print Friendly, PDF & Email