Golpe de Revés

Alejandro Álvarez Zenith

 

Ahora hablare del bello estado de Yucatán y de inmediato me vienen a la mente dos jugadores emblemáticos. Alfredo Millet, quien fue Copa Davis en 1950 y Luis Augusto García, quien fue parte de la escuadra nacional en cuatro temporadas 1966, 1967, 1969 y 1971.

Tanto Millet como García tienen récord ganador en Copa Davis, lo cual los hace ver bien en el historial de jugadores mexicanos dentro de la historia que se da a partir de 1924.

Alfredo, quien vivió en el ocaso de su vida en Acapulco, fue de los tenistas galanes, pero que en cancha fue poseedor de un tremendo servicio y lo presumía. Tuve la oportunidad de practicar con él cuando se presentaba en el Club Reforma para intervenir en las primeras ediciones del nacional de veteranos que fundó Hercole Marziano, Armando Vega  y Armando Trigo.

La muerte de Millet fue la más envidiada por los que amamos al tenis porque falleció jugando al tenis de un infarto que no lo hizo sufrir. Todo fue rápido y de esto puede dar fe el gran Carlos Medrano. Alfredo dejó un club de dos canchas que esperamos que siga funcionando.

Luis García es un empresario importante al que tuvimos el honor de invitarlo para hacerle un reconocimiento en una justa profesional que se organizó en el Club Berimbau, ese día estaba presente Daniel Langre, quien ahora imparte sus conocimientos en prestigioso club yucateco de alto poder adquisitivo.

Otro personaje que no puede ser ignorado es Patricio Espinoza, quien fue el campeón yucateco infantil, juvenil y  de primera fuerza varios años y existe una anécdota con Jorge Berman y Emilio Montaño.

Resulta que Montaño se tuvo que quedar una noche en Mérida y el Club Campestre organizó un duelo entre Espinoza y Montaño. El yucateco un año mayor ganó esa batalla a inicios de la década de los 60. En esos años se inauguró el Campestre.

Patricio emigró a Estados Unidos un año jugando para la universidad de Iowa. Fue uno del equipo, pero como fue papa prematuro retorno y se dedicó a preparar tenistas de competencia en la década de los ochenta y surgieron nombres: Roxana Esquivel (campeona de nacionales de 12 y 14 años), Katia Esteban e Ivan Cobos, quien llegó a ser uno de México.

El último buen tenista de Patricio fue Nijel Jiménez, a quien vimos coronarse en un nacional celebrado en Querétaro en 12 y menores por el año 2007. También formó a jugadores que recibieron becas en USA y México, un total de 31.

Más adelante Espinosa fue clave para del nacimiento de un Centro tenístico, cuyo terreno fue donado por el gobernador Patrcio Patron y tuvo inversión de particulares. El proyecto lo encabezo Nicolás Madahuar y fue muy apoyado por Fernando Segal, quien fue el técnico de la FMT. La Conade realizó apoyos jamás vistos a un proyecto de tenis en pro de jugadores, lo cual ha sido positivo.

Otro personaje yucateco que hizo ruido sin ser tenista con antecedentes de ganador en torneos fue Jorge Robleda, quien la ser parte de la FMT se supo mover y logró traer a Yucatán un torneo que actualmente es el de mayor rango por la desaparición de la Copa Casablanca y el Abierto Juvenil Mexicano en el Deportivo Chapultepec. Este torneo lleva más de 30 años.

En la actualidad el presidente de la asociación yucateca es Mauricio Millet, a quien vimos en juntas del Consejo Directivo que encabezó don Gastón Villegas, esto quiere decir que el buen Mauricio ya lleva algunos años al grado de que vio el final de Toño Flores, quien lo apoyo para que Yucatán tuviera acceso al codiciado grado A. Esa acción nadie la puede negar, entonces aplausos para Toño en la blanca Mérida.

Al ser Millet miembro de la FMT también debiera preguntar el por qué se perdió la posesión del Centro Nacional de Tenis en Chiapas. Sobre todo por en su reinado existe un centro que recibió el apoyo de un gobernador esto me hace pensar que entiende la problemática. La diferencia de acuerdo a lo que se dice es que la asociación yucateca no pertenece al patronato que gobierna dicho centro.

En cambio tanto Millet como el resto de los presidentes de asociaciones afiliadas a la FMT tendrían el derecho de intervenir en el centro nacional con propuestas de desarrollo en beneficio de la propia federación a la que debieran representar con un toque muy claro de nacionalismo, es decir amor por México.

Para cerrar hoy en día la promesa yucateca es Rodrigo Pacheco de quien se ha dicho que puede ser de lo mejor del mundo a nivel profesional.

Print Friendly, PDF & Email