Los amigos de batalla de Armando Vega le organizaron una comida de despedida, lo cual es justo porque estuvieron juntos hasta un final.

El asado estuvo muy bueno y la platica sabrosa

Deseamos que Armando siga en el tenis y como dice un sabio capitalino: con la conciencia tranquila.

 

 

Print Friendly, PDF & Email