El presidente de la Federación Mexicana de Tenis, José Antonio Flores Fernández, ha sido víctima de Bullying generada por diferencias entre políticos y por la inoportuna intervención de dirigentes que han impedido que se cumplan con los requerimientos para formalizar la segunda etapa del circuito profesional mexicano.

Más allá de la diversidad política que se da en un deporte de grandes pasiones debe imperar la cordura y el respeto en redes sociales a la espera de que las negociaciones pendientes lleguen a feliz acuerdo en pro de la comunidad tenística.

Pido a nuestros lectores seguir bajo la línea del respeto y esperar a una definición sensata para ratificar un rumbo en nuestro deporte.

Print Friendly, PDF & Email