La reaparición de la serbia Jelena Jankovic en el WTA de Monterrey ha levantado muchos comentarios porque es una jugadora excepcional y de mucha historia que fue primera figura mundial en 2008.

Será la tercera intervención de Jelena en esta justa con el antecedente de haber sido finalista en el 2011, en consecuencia tiene una espina clavada y junto a su paisana Ana Ivanovic será un atractivo dentro y fuera de la cancha porque tiene muchos seguidores.