El solo por hoy aplica para todos aquellos que piensan que la vida se puede esfumar en un santiamén porque nadie sabe lo que puede pasar. Y los videntes que interpretan bien sus visiones se abstienen de dar malas noticias, pues si alguien ya está marcado para que aterrar.

Recuerdo perfectamente el inicio del Abierto de Zapopan, una justa que se unió al circuito latinoamericano de la WTA que incluye a Acapulco, Monterrey y Bogotá. Si bien es cierto que en Latinoamérica es más atractivo el tenis varonil el que tiene visión encuentra en la WTA una ruta interesante y llamativa.

Gustavo Santoscoy dentro del mundo del tenis se le ubica como un personaje inquieto carismático y con ángel y les vamos a explicar el por qué.

Ha estado en diferentes lugares de una cancha de tenis como entrenador, profesional, organizador de justas locales, pero de repente le dio por impulsar eventos de glorias del tenis y se atrevió a traer a México a monstruos de la talla de Bjorn Borg, Jimmy Connors, en Puerta de Hierro, previamente hizo cursos con la PTR.

Fue contratado para manejar la parte deportiva de grandes hoteles, luego dirigió hoteles de lujo y en ese inter apoyo para que Guillermo Coria viniera a México y como consecuencia se cediera un terreno para la construcción del Centro Nacional de Tenis.

Luego de radicar en Colombia retorna a Jalisco y no se dio un contacto en el Jalisco Open. Pero meses después se disputa un future en el Atlas Colomos y más adelante se hicieron las gestiones para una serie de Copa Davis entre México y Paraguay.

El objetivo fue mantener la sede en Zapopan, pero la FMT en tiempos mejores eligió otra sede. Y fue entonces cuando se tomó la decisión de darle vida a un evento importante en una de las zonas más importantes de tenistas en México.

Gustavo organizó un evento PTR y con Iñaki Bazola se hizo contacto con la WTA y en la primera edición comenzaron a su ceder hechos que al paso del tiempo cobrarán mucho valor.

La china  Xiyu Wang entonces juvenil y con el antecedente de haber conquistado el US OPEN Jr estuvo muy cordial en el área de las acreditaciones. Un año después calificó en Acapulco y llegó a semifinales.

Renata Zarazúa por ser la uno de México y por ser tenísticamente hablando originaria de Jalisco recibió wild card y Gustavo, quien desde un principio le dio importancia a la participación mexicana no se sorprendió por el poder de convocatoria de Renata, tras haber eliminado a Sara Errani.

El final fue inolvidable porque se dio un lleno total y se vivió una fiesta tenística para muchos inesperada por tratarse de la primera versión.

La segunda edición pintaba para ser la más espectacular en el genero de los K-125 del mundo, previo al Coronavirus ya se contaba con 24 top 100, pero cuando la WTA pide el apoyo para incluir a 24 jugadoras más se iba a dar un evento histórico.

Pero sin decir agua va los organismos que rigen al tenis cortaron de tajo todos los torneos que ya habían iniciado y las jugadoras que llegaron a Zapopan entrenaron y se regresaron.

La consecuencia fue moderada porque no inició la justa y todo quedó en una bella remodelación del Complejo Panamericano que luce espectacular. Hasta para un momento tan critico Gustavo tuvo ese ángel que lo protege.

En términos tenísticos se presentó una muerte súbita para el tenis que de momento se va perdiendo por el cierre de clubes.

 

Print Friendly, PDF & Email