Dos jugadoras de color disputarán la gran final del US OPEN, nos referimos a Serena Williams y Noami Osaka. Todo mundo conoce a Serena porque ha sido campeona del mundo, pero lo sorprendente de Osaka tiene que ver con el hecho de haber nacido en Japón y que su piel sea como la de Serena.

Paea entender este caso tan especial les comentamos que el padre de esta chica de 19 años es haitiano y se dice que se llama Leonard Francois y la Madre es nipona, por ello tiene esa mezcla y sos ojos son orientales, hecho que la hace ser por lo menos en Japón diferente, pues en ese país la gente es muy similar.

Osaka le dio su clase a la estadounidense Madison Keys por6-2, 6-4 y ahora va por la gloria deportiva ante Williams, estando en juego un cetro que lo conquistó en el 2017
Sloane Stephens también estadounidense.

Noami Osaka, esta peor que Ernesto Escobedo, un tenista mexicano de sangre que juega por Estados Unidos. Escobedo no habla español, pero lo entiende, mientras que Noami Osaka, se las ve negras cuando es requerida por los reporteros de Japón.

Hay juveniles japoneses vivos y en la rama varonil Kei Nishikori, pero lo que nadie puede negar es que Osaka le ha puesto color al arco iris.