El Coronavirus se puede convertir en productos que generen una derrama económica que ayudará para que la economía no se desplome.

Lo primero que se requiere es construir aislantes que le permitan a un mexicano trasladarse en metro, autobuses que les permita ir a sus lugares de trabajo y no contagiar.

Si usted adapta un pasamontañas con un material plástico podrá aislarse de la pandemia y cumplir con sus obligaciones en lugar de encerrarse y esperar a que se le acabe el dinero o que sea víctima de un brote de violencia social.

Los industriales mexicanos debieran a darse a la tarea de fabricar aislantes baratos de mayor seguridad que un cubre-bocas para evitar el contagio.

LO sorprendente tiene que ver con el hecho de que si acudes a una farmacia los empleados están desprotegidos y lo mismo sucede en Soriana, Wallmart y más centros de contacto. Si un cajero es portador de un virus imagine de acuerdo a lo que se dice en La Mañanera de lo que estamos hablando.

Print Friendly, PDF & Email