En Zapopan han surgido muchas jugadoras buenas que se han incorporado a diferentes academias. Ana Paola Mercado es una jugadora que trabaja fuerte generalmente supervisada por su padre en el Panamericano. En Monterrey le toco jugar varios partidos y al final decidió que lo mejor era poner las baterías en el dobles y logró el cetro.

Todos los campeones y finalistas merecen menciones y respeto, pero a esta jugadora la teníamos olvidada y ahora es el momento para reconocer su valía y esfuerzo.