El capitán Jorge Lozano, soñaba con una torta ahogada mientras charlaba con su cuate Eduardo Calderón en el Club Privado San Javier.

Print Friendly, PDF & Email