Tomas Zivnicek, fue uno de los mejores 14 juveniles del mundo en 1997, tuvo triunfos sobre el chileno Fernando González, al ruso Marat Safin y otros.

 Atraído por la cultura peruana contrajo matrimonio con una mujer oriunda de Lima con quien formo una familia con un hijo.

Este acontecimiento hizo posible que Zivnicek se trasladara a Lima y ahí formó una academia en el Lawn Tennis de la exposición.

Tomas, asegura que el tenis mexicano y peruano es muy similar, “los jugadores tienen la vida cómoda y eso dificulta que triunfen al más alto nivel. Al provenir de familias adineradas tiene  todo fácil y no pelean lo necesario porque el falta el último jalón”.

Zivnicek, reconoce a Jorge Brian Panta, porque “viene de un estrato bajo y tiene mucha hambre. Es posible que este muchacho encuentre un camino triunfador porque juega bien y debe encontrar una arma para detomar en el circuito”.

Print Friendly, PDF & Email