En vísperas del duelo México Vs. Finlandia, resulta oportuno revivir la sabiduria de Pancho Contreras.

GOLPE DE REVÉS

Por Alejandro Álvarez Zenith

He tenido la oportunidad de dialogar en varias ocasiones con Pancho Contreras, nacido el 16 de julio de 1934 en la Ciudad de México, no obstante que su familia tuvo arraigo en el bello estado de Chiapas.

Mucha gente lo ubica como el capitán del equipo Copa Davis que llego a la final en 1962, pero como jugador tiene un historial de respeto y en el último match que lo vi fue en una exhibición tipo Copa Davis enfrentando a Ken Rossewall, finalista de Wimbledon 1974 con más de 40 años. Eso lo dice todo.

En el Centro Deportivo Chapultepec los martes era normal verlo en la comida con sus cuates de muchos años compartiendo la sal y la pimienta. Sosteniendo amenas charlas de lo que ha sido el tenis mexicano en su historia.

De repente tomo la palabra y le platique de un jugador que perdió una final de un Campeonato Nacional por la presión que ejerció un grupo de porristas.

Al respecto Pancho fue claro al decirme que un jugador que no soporta la presión no sirve para representar a México en Copa Davis, bajo el argumento de que se tiene que tener una cabeza muy fuerte para aguantar gritos, insultos y todo tipo de presiones, sobre todo cuando eres visitante.

Actualmente Pancho pasa por un momento complejo a sus casi 86 años de vida. El hombre resistió una operación y está luchando.

Print Friendly, PDF & Email