Mientras Carlos González y Mario Chávez, dos buenas personas, se debaten en tribunales que generan desprestigio al tenis mexicano el ex-presidente de la FMT, Toño Flores, se unió a Chucho Topete y el Xoch Robleda al cambiar la raqueta por el bastón.

Ahora Flores trata de meterla al hoyo caminando largas jornadas que han sido reflexivas para su persona.

Lo que no entendemos es el por qué Flores esta calladito en torno al tema del Centro Nacional de Tenis ubicado en Chiapas.

Pero lo que causa mayor impacto es el silencio de los presidentes de asociaciones afiliadas a la FMT, quienes se quejaban del buen Toño. Y ahora parece que no se cubren para el Coronaviris, sino para no tocar el tema más importante del tenis mexicano para aquellos que presumen de ser federados.

Toño fue demandado por defender al CNT y tan solo por eso es respetado. Pero reiteramos que no entendemos su silencio.

Print Friendly, PDF & Email