En el mundo del tenis hay que buscarse un lugar donde exista la gente que le tenga la confianza a un tenista que quiera trascender. A veces se logra en la ciudad de origen y en otras ocasiones hay que cruzar el océano para poder trabajar con la persona indicada.

José Francisco mexicano descendiente directo de españoles regreso a la península ibérica  para trabajar y buscar su sueño. En Yucatán recibió apoyo de Daniel Langre, tenista mexicano destacado que llegó a jugar Copa Davis con buena mano y bases.

Su padre falleció recientemente y su madre ha decidido si es necesario retornar a España para compartir un objetivo que representa grandes retos, pero no hay que rendirse y luchar.

Print Friendly, PDF & Email