Los peruanos Javier y Sebastián Rodríguez llegaron a México para prepararse con miras a los grados I y A de México y por influencia de la que fue campeona juvenil mexicana Alejandra Rivero decidieron intervenir en la Mini Copa.

Los hermanos originarios de la provincia peruana de Trujillo sin hacer ruido ya están en la gran final y por su forma simple de ser ya se ganaron a parte importante del respetable que acude a presenciar las batallas.

De tal forma que en la ronda semifinal le ganaron en buena Lid a Pablo Guerra y Moisés Rubio en la cancha principal del Club de La Colina.