La Colina es un club sui generis porque mezcla la pasión del deporte blanco en cancha con la convivencia de socios que conocen a fondo el fascinante mundo del tenis.