Lisette Trepaud, estuvo ligada al Abierto Mexicano desde su concepción en el Club Alemán en 1993.

Uno de los grandes momentos que marcaron al ABIERTO MEXICANO se dio en el 2003, cuando se festejo el décimo aniversario con un elenco de jugadores que hicieron historia en el tour mundial.

En el cuadro de ese año figuraron Gustavo Kuerten, Marcelo Ríos, Carlos Moya, pero lo sorprendente fue que un jugador de medio cachete se llevo el cetro, nos referimos a Agustin Calleri.

En la gráfica del recuerdo Trepaud con su asistente de siempre Raúl Zurutuza, a quien siempre defendió a capa y espada.