La citadina Gaby López a los 25 años logró en China la proeza de conquistar un cetro de la LPGA. Esto fue posible con 73 golpes, uno sobre par.

El final fue cardiaco porque concluyó con un golpe mejor que la tailandesa Ariya Jutanugarn, quien hoy en día es la mejor golfista del mundo.

Se puede decir que López de repente se convirtió en la heredera de Lorena Ochoa, quien llegó a ser la mejor golfista del planeta.