HISTORIAS REALES

Soy hipertenso y recientemente se me elevó muy alta la presión arterial. En consecuencia he visitado a varios médicos que atienden en las farmacias para que me tomen la presión a través del baumanómetro y me di cuenta de que debería acudir a un hospital.

Fui al Seguro Social, concretamente  a urgencias en el bello estado de Jalisco y me di cuenta que los baumanómetros que utilizan no están calibrados, pues en un principio un médico me dijo que tenía la presión correcta, entonces le pedí que  hiciera otra prueba con una enfermera y dio otro resultado muy contrastante. Adicional usaron el electrónico y cuando se dieron cuenta de mi estado me enviaron de inmediato a que se me tomara un electro cardiograma.

Médicos pasantes  batallaron en colocarme el electro. Los jóvenes médicos se percataron de que no servía el aparato y buscaron otro y me lo hicieron. Para fortuna mi corazón funcionaba dentro de lo razonablemente normal.

En el IMSS se me canalizo  al cardiólogo y cuando leyó el expediente me preguntó el por qué lo visitaba si la presión que se marcaba en el documento no mostraba nada anormal.  Le comente que estaba equivocada la lectura y cuando la tomó él comenzó la consulta y de inmediato a través de un profesional me hizo otro electrocardiograma y fue entonces cuando me dio una opción de tratamiento.

ATENCIÓN:

Si hubiera hecho caso a las primeras lecturas me hubiera regresado a casa muy enfermo porque la mala toma de la presión es elemental para realizar el primer diagnostico.

De tal manera que me percate que los baumanómetros que  utilizan en el seguro no están calibrados o que están muy desgastados o que son de mala calidad. Para un enfermo esto puede resultar peligroso.

No puedo culpar al personal del IMSS en ese terreno porque ellos trabajan con lo que se les proporciona, empero, la inquietud que me surge me lleva a la conclusión de que los proveedores colocan baumanómetros de mala calidad o que no hay una supervisión para su buen funcionamiento.  Falta de calibración.

Si esto se detecta en algo tan elemental imagina tu lo que encontrarás si profundizas en otras áreas, sobre todo cuando te percatas del mal estado de los diferentes aparatos.

Debiera ser una ley que los diputados y senadores se atendieran en el IMSS para que se dieran cuenta de carne propia de estas fallas. En lo personal documentare este caso para que sea de tu conocimiento porque apenas comienzo una aventura de salud que no me pinta bien, pero que puede ayudar a sacar a la luz a través de los medios electrónicos mi historia bien documentada.

Yo creo al igual que muchos mexicanos creo en la buena voluntad del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, pero si en estos casos no se pone atención no tendré otra alternativa que pensar que el cambio no será para bien.

Escrito dirigido a Tatiana Clouthier Fansite.