La sangre del tenis corre por las venas de Toño Álvarez porque su abuelo fue de lo mejor de México en los años 30. Su padre fue dos veces finalista del Orange Bowl.

Toño ha laborado en el Club Reforma y le gusta organizar enfrentamientos en grupo de tenistas de todas las edades y ha estado presente en cursos importantes.

Print Friendly, PDF & Email