El tenis alcanza algunas masas gracias al programa del “tenis va a la escuela” patrocinado por la FMT. Pero que quede muy claro, que este programa de promoción es para despertar interés por el deporte en los patios escolares. El programa no es para el desarrollo de jugadores, tampoco es para buscar talentos, y carece de la infraestructura necesaria. No tiene ningún seguimiento por falta de recursos económicos y únicamente sirve para el entrenamiento de los estudiantes durante el recreo.

 

La Copa Davis no genera ganancias económicas, por lo tanto no tiene ingresos para apoyar a jugadores  de alto rendimiento y mandarlos al primer mundo a competir. El público no tiene interés por la Copa Davis, menos por ver jugar a desconocidos. A estas alturas a México pocos le tienen respeto o peor aún ya los equipos rivales lo toman como una broma. Los equipos se forman “al vapor” y se convoca a los únicos jugadores que hay, porque desgraciadamente tambien estamos en números rojos. Por estas razones, los estadios en la series pasadas, estaban vacíos.

 

Con la globalización del tenis  podemos ver la gran competitividad y movilidad de los jugadores alrededor del mundo. Sin embargo, Nuestro país quedo estancado y se rompió el eslabón entre los jugadores de elite mundial. No sé por qué tanto grito, si FMT se encuentra trabajando arduamente con lo que tiene, nada. SU error consiste en que México ha dejado ir a sus jugadores estrellas y a su personal altamente capacitado. Trayendo a forasteros que lo único que hacen es levantar enojo entre la población, poniendo a la defensiva a la mayoría y desatando inconformidad.

 

La globalización trae capital y crea interdependencia entre los países en los ámbitos económicos y sociales, además de abrir puertas en la industria del entretenimiento y el deporte. Sin embargo, la falta de ética en el  trabajo  y la deshonestidad han dejado sin oportunidades al tenis nacional. Razón por la cual, las sociedades mercantiles no patrocinan nuestros eventos deportivos. Por Ejemplo, la compañía cervecera más poderosa del país prefiere poner su logo en la cancha central de la gira mundial de la ATP, que gastar sus recursos en jugadores locales o eventos nacionales.

 

Los entrenadores se reciclan y los que alzan la voz para decir que algo esta mal o traen una idea buena los tachan de conflictivos.  Los formatos de entrenamiento son una moda y en cada club aparece el concepto de “academia” o “centro regional” para producir jugadores que ocupen los primeros 100  lugares en el ranking mundial. Sin embargo, los boicotean por diferentes razones políticas o económicas. No son organismos autónomos y para reservar una cancha se debe enviar un memorándum al comité de tenis para que lo presente al gerente para su aprobación durante la junta del  consejo de administración el próximo mes. Con esta burocracia y trámites engorrosos para algo tan sencillo como reservar una cancha simplemente  no se puede progresar. Los jóvenes que tienen el sueño de vivir del tenis deben mejorar la calidad del juego y elevar su ranking a nivel de competencia mundial y para ello deben salir de su zona de confort y buscar otros rumbo.

 

Para arreglar este problema, debe quedar una cosa muy clara, prohibido hablar del pasado. La negatividad que cargamos está muy trillada. Seamos positivos, no dejemos que  el sistema nos arrastre. Hablemos del presente y de los asuntos que tienen prioridad. Todos tenemos la culpa  (si eres parte del tenis nacional quedas incluido sin opción de excluirse).Tuvimos suerte que gano la república del Salvador en esta segunda ronda de Copa Davis de lo contrario estaríamos a un paso de ir al repechaje al grupo tres con equipos del cuarto mundo.

 

La cosas cambiaran, aún sigo emocionado con el gobierno del cambio y mucho mas con el proyecto del centro nacional de alto rendimiento a nivel de mar que prometieron las pasadas administraciones del tenis nacional. Es un Hecho, ya que  tiene rato que pusieron la primera piedra en Tijuana, mientras tanto sigamos con la mira hacia adelante en este duro y largo camino del tenis de alto rendimiento.

 

A trabajar duro y en equipo se ha dicho.

 

Print Friendly, PDF & Email