GOLPE DE REVÉS

Alejandro Álvarez Zenith

 

El 2019 ha sido un año muy importante para el tenis mexicano porque se logró poner en el calendario el circuito profesional más importante de América en una sede y que posiblemente al mezclar justas internacionales para menores de 18 años pueda ser considerado como el de mayor impacto en el mundo. Nos referimos a Cancun Tennis Academy.

Tan es así que el presidente de la Federación Mexicana de Tenis, José Antonio Flores Fernández, recibió un premio de parte de la Federación Internacional de Tenis por las aportaciones de México al circuito profesional cuando fue lanzado como un proyecto que al paso del tiempo fue modificado.

 

El circuito abrió muchas rutas de reflexión porque al hacer análisis de la situación del tenis mexicano se llegó a la conclusión de que era escasa la producción de jugadores de alto rendimiento, pues por temporada sólo se detecta a un promedio entre 15 y 20 prospectos con potencial, pero que en su mayoría desaparecen porque sus padres no ven al tenis como una profesión segura, porque no están acostumbrados a la demanda del profesionalismo o por falta de recursos.

Bajo este contexto nos dimos cuenta de que son contados los entrenadores que se entregan al jugador. La mayoría se asegura en los clubes buscando eludir las altas y bajas financieras, no obstante que varios saben de tenis y tienen capacidad para formar buenos tenistas, un caso es el de Fernando Ochoa, a quien sus ocupaciones le impiden estar en las batallas. Se aclara que el hombre sigue produciendo a su modo al igual que otros.

También hemos visto llegar a varios extranjeros en el ámbito competitivo que acaban acomodándose donde encuentran un modo seguro de supervivencia porque no es fácil mantener un trabajo prolongado con un jugador de competencia, pues el que tiene dinero se da el lujo de cambiar y escoger a su antojo.

Al hacer el resumen final de esta situación solo quedaron dos entrenadores que se las han ingeniado para buscar apoyos y aterrizarlos en los jugadores que consideran que tienen el potencial de lo que buscan: Nicolás Guizar, quien radica en Florida y Alan Lemaitre, mismo que en días actuales se hizo cargo del prometedor Rodrigo Pacheco.

Ambos entrenadores han estado en la jugada peleando por el jugador. Y para elevar el nivel del tenis mexicano por lo menos en cada estado se requieren dos con estas características, pero desgraciadamente no se dan por maceta por lo antes expuesto. Es irresistible la zona de conford.

Lo hecho en Cancun Tennis Academy abre grandes oportunidades en el tema de desarrollo porque se puede competir a nivel del mar de forma sistemática, lo cual ha permitido a jugadores de diversas nacionalidades adquirir el match play para ganar un torneo, tal es el caso del peruano Jorge Panta, quien después de 12 intentos obtuvo una corona que le supo a gloria, pues me parece que fue la primera en su carrera.

Lo sorprendente tiene que ver con el hecho de que el equipo Copa Davis como tal no ha aprovechado las bondades que ofrece el circuito de Cancun Tennis Academy, pues todo esta listo para que los jugadores entrenen juntos y compitan.

El único excampeón de México que se presentó en Cancun y que habló de su potencial es el señor Juan Hernández.

Juan no dudo en felicitar al presidente de la FMT, así como a los heroicos miembros del Consejo Directivo de Cancun Tennis Academy por haber sacado adelante un proyecto que hizo ruido en la asamblea mundial de la Federación Internacional que se llevó a cabo en Portugal.

Aclaramos que este análisis no esta hecho para quedar bien con nadie, ni para cambiar sentimientos, simplemente se pretende brindar al lector un panorama lo más cercano a la realidad que vivimos en el tenis mexicano.

DALE CLIC PARA QUE ESCUCHES EL MENSAJE DE JUAN HERNÁNDEZ

https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=QaxZHN6jrgw

 

RAÚL RAMÍREZ, UNA HISTORIA QUE DEBES CONOCER

Print Friendly, PDF & Email