En una época en la que el tenis mexicano absurdamente se encuentra en manos de tribunales y de entes ajenos resulta interesante resaltar lo bueno de un deporte que fue definido como blanco por deportistas honestos y de mente sana.

Aunque resulte difícil de creer México le aportó al tenis mundial el 12 por ciento de competencia de desarrollo encaminada al profesionalismo en el 2019, lo cual trajo buenos comentarios y privilegios a nuestro país y en consecuencia a la Federación Mexicana de Tenis (FMT).

El que sabe de tenis conoce la fórmula para aprovechar un proyecto que fue el más importante de América Latina y del continente en una sede que fue el circuito de Cancun Tennis Complex, el cual en inversión para nuestro deporte solo fue superado por el Abierto Mexicano como proyecto.

La ruta a seguir para desarrollar tenistas es muy simple: Buena preparación física, técnica y mental y competencia en justas ITF para menores de 18 años de las cuales se organizaron 14.

Y utilizar las 60 justas de bolsa en ambas ramas de Cancun Tennis Complex para la invasión al profesionalismo.

Para reforzar lo expuesto recordaré él como el jugador más emblemático de México en la actualidad que es Santiago González se formó. Al ser top 10 del mundo juvenil tuvo entrada directa en Roland Garros, Wimbledon, US OPEN y otros torneos importantes. Este chico tuvo la oportunidad de competir fuera de México.

Pero en el tema profesional se apoyo en el circuito profesional mexicano de  1999 que constaba de nueve torneos de los cuales dos fueron de 25 mil dólares celebrados en Mazatlán y Ciudad de México. En los siguientes meses Santiago siguió compitiendo en nuestro país hasta que logro la puntación para ingresar al challenger brasileño de Gramado el 5 de agosto de 2002.

Fueron un total de 19 torneos los que protagonizó en México el buen Santiago antes de salir de México más un Abierto Mexicano.

Ahora con 14 justas juveniles y 60 profesionales con una buena dirección de las asociaciones, FMT, entrenadores y academias se puede hacer mucho una vez que pase la epidemia del Coronavirus.

Ojalá que se reactive el circuito mexicano para que haya crecimiento en el tenis mexicano con mayores oportunidades para aquellos que están en manos de una dirigencia que lastimosamente se encuentra en una batalla que no deja nada bueno. La reflexión para que el tránsito se dé es HACER LO CORRECTO con apego al honor, porque reiteramos que el tema es deportivo y no de tribunales.

Print Friendly, PDF & Email