Hoy en día gracias al internet podemos ver  una gran cantidad de videos sobre pedagogía del tenis. Muchos  programas de entrenamiento están  hechos por  aficionados que se hacen pasar por entrenadores  y otros pocos que valen la pena por entrenadores profesionales. También en la red  podemos encontrar libros, foros, paginas especializadas en el deporte y muchos  sistemas de entrenamiento (algunos patentados)  que afirman saber el gran secreto y dogma  de juego de la raqueta. Cabe mencionar que cada una de estas entidades pregona a voz de cuello que encontraron el axioma o “hilo negro” para producir jugadores de alto nivel. Tanta información puede confundir al inexperto y hay que tener cuidado ya que varios videos unicamente tienen la intencion de vender  o promocionar clases de tenis.

 

 Antes de tomar una clase privada o una clínica de tenis, es importante preguntarse cuáles son sus metas o motivos. Debemos escoger al entrenador o programa adecuado para nuestro  nivel.Si usted es un principiante y se inscribe con un entrenador de alto rendimiento, no aprovechará la clase y puede salir  lesionado. También cabe la posibilidad de  que usted  sea un jugador de alto rendimiento y  contrate los servicios de un instructor inexperimentado y de igual manera no aprovechará la clase.

 

Antes de tomar la decisión es bueno saber  que  existen varias formas y estilos de impartir una clase de tenis y destacan estos tres formatos:

La primera  — el entrenador es autoritario, y no permite la retroalimentación.

 La segunda — el alumno ordena y no permite la retroalimentación.

 La tercera — alumno y entrenador cooperan y trabajan juntos se obtienen resultados favorables (altamente recomendable).

 

Una vez que se tengan claras las metas y objetivos sepa que hay 5 tipos de clases:

 

Desarrollo motriz

 

 Esta es la clase particular  que se tiene reservada una o dos veces por semana y se enfoca en trabajar a largo plazo el área técnica y el desarrollo integral del jugador. Con estos estudiantes se puede trabajar en detalles minúsculos que le permitirán alcanzar su máximo potencial. (Altamente recomendable para niños porque se desarrollan todos los golpes técnicos al mismo tiempo que su sistema nervioso dando como resultado una técnica limpia y depurada).

 

Habilidad especifica

 

Esta es la clase típica en los clubes recreativos donde el entrenador da algunos  consejos  para mejorar algún golpe o se le pone un “parchecito” al aspecto técnico o táctico para salir del problema a corto plazo. Es una lección que comúnmente se toma en grupo o clínicas de fin de semana y se trabaja en un solo golpe.

 

Ejercicio

 

 Es una lección muy popular donde el instructor tira pelotas para todos lados  y  hace correr al alumno por toda la cancha hasta que le revienten los pulmones con el único propósito de trabajar su resistencia cardiovascular y quemar calorías.  El enfoque principal es sudar la playera.

 

Estrategia

 

La clase de cómo jugar  es una lección donde se enseña a implementar  la parte táctica y estratégica en la competencia. La selección de golpes, la posición del jugador en la cancha, cómo, cuándo, o por qué jugar con un plan de juego además de  fomentar el pensamiento independiente de cada jugador.

 

Entrenamiento

 

La clase de cómo entrenar o practicar con ejercicios de cooperación donde se trabaja la consistencia con ejercicios de pelota viva y se practican los patrones básicos de la geometría de la cancha además de  enseñar  como calentar para un partido.

 

 En tres décadas dentro de las canchas  no he conocido algún entrenador que no esté asociado con un jugador de primer nivel o alguna academia de prestigio. Pero eso no tiene absolutamente nada que ver con la capacidad de trasmitir  ideas o habilidad para sacar el máximo potencial del jugador. No hay camino correcto o incorrecto sino una manera de hacerlo mejor– de transmitir hábilmente  la información al jugador. Aquí radica el  arte de dar clases de tenis y tirar pelotas objetivamente. Tampoco existe el método ideal y cada entrenador tiene su propio estilo.

 

  Por último fíjese que el entrenador tenga la canasta llena de pelotas en buen estado y el “grip” de la raqueta esté limpio. Frecuentemente esto es una buena señal de que el entrenador se esmera en impartir  clases de buena calidad y le importa su trabajo. Ya saben después no se quejen de que el entrenador no sirve o su juego no mejora  y por eso no ganan.

 

Print Friendly, PDF & Email