El tenista mexicano nace en los clubes y en algunos estados en canchas públicas.

Posteriormente los tenistas con cualidades contratan los servicios de entrenadores o ingresan a las clínicas de tenis que ofertan los clubes.

La siguiente etapa los tenistas la viven en los torneos que organizan las asociaciones y la federación mexicana de tenis en las divisiones de 10 años.

Estos jugadores sustituyen a similares de 18 años que concluyeron su ciclo en el sistema federado.

En la fase de iniciación los que se llevan las ganancias directas son los clubes por concepto de cuotas de mantenimiento.

Los entrenadores reciben su parte a través de las clases particulares.

Los clubes también se ven beneficiados por la cuota de clínica que impone. Muchos clubes pagan sueldos bajos a los entrenadores en las clínicas bajo el argumento de que se les permite impartir clases particulares.

Y las asociaciones se nutren de recursos por concepto de inscripciones. También pasa lo mismo con la federación. Sin contar con un beneficio adicional en favor de las marcas deportivas y tiendas especializadas en deporte.

CLUBES-ENTRENADORES-ACADEMIAS DE CLUBES-ASOCIACIONES-MARCAS-TIENDAS DE DEPORTES, obtienen un beneficio.

Al respecto muchos se preguntan el por qué no hay tenistas de elite en este momento en México.

La primera respuesta a como se vive esta realidad tiene que ver con el hecho de que los involucrados solo OFRECEN SERVICIO y el tenista es un CONSUMIDOR.

Desmenuzando la margarita en México los clubes en su mayoría son pasivos. Los clubes se han convertido en polideportivos porque los operadores dejaron caer el tenis como deporte principal y se amparan en los gimnasios y deportes de moda.

La relación del entrenador-jugador en la mayoría de los casos es incierta. El jugador dependiendo de los recursos familiares opera su desarrollo. Si tiene dinero experimenta con cambios constantes y si no tiene se refugia en entrenadores nobles y escuelas de clubes de bajo costo.

Los dirigentes de clubes y de asociaciones no han creado un plan de desarrollo que contemple esta primera etapa que es esencial para incrementar el conocimiento y la ruta a seguir de los involucrados.

Tampoco existe un fondo de apoyo a talentos y con la llegada de Ana Guevara al mundo del deporte el tenis será de los deportes más castigados.

Sin una buena semilla bien plantada la cosecha no será la esperada.

Hasta hoy la manipulación que se ha hecho no ha servido para nada y los resultados lo demuestran. Por todo lo expuesto los miembros del Consejo Directivo deben hacer algo para consolidar la base en lugar de pretender controlar lo que funciona en el medio.

Hay mucho por hacer…

 

 

Print Friendly, PDF & Email