Fernando Ortega ha sostenido un crecimiento en el ámbito deportivo que hizo posible que el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro le diera el voto de confianza para hacerse cargo del CODE-JALISCO.

El panorama de Ortega luce complicado porque hereda instalaciones que requieren de fuertes inversiones de mantenimiento con un adeudo cercano a los 90 millones de pesos, hecho que representa el 30 por ciento de su presupuesto.

En lo deportivo tendrá que lidiar con Atletas  exitosos que requieren de fuertes inversiones para su preparación. Dentro de este contexto existen deportistas que exigen con o sin razón respaldos financieros que no los puede cubrir el Code.

Sabemos que buscará una alianza con la iniciativa privada para ratificar la hegemonía de Jalisco en el alto rendimiento.

Dentro de lo más importante que tiene que combatir Ortega tiene que ver con la descomposición que se ha visto en el tejido social por el incremento de la ingesta de sustancias nocivas para la salud en la juventud (drogas) y los malos hábitos alimenticios. Para ello tiene que hacer frente común con la Secretaria de Salud y Seguridad Publica porque queda claro que las instalaciones deportivas deben estar vigiladas.

Si esto no fuera suficiente hay que transformar una mala imagen de Jalisco generada por la delincuencia. Solo basta poner en los buscadores: NOTICIAS JALISCO y se detecta ese efecto negativo en un estado habitado por más de ocho millones de habitantes que en su gran mayoría son buenos mexicanos.

 

 

Print Friendly, PDF & Email