En la era dorada del tenis, es decir, amateur, solo 10 tenistas mexicanos fueron detectados en el draw del torneo de Wimbledon.

Sólo uno de ese singular grupo fue el que a lo largo de nueve intervenciones cruzó la frontera que dio vida al tenis dólar.

Ese tenista mexicano fue Antonio Palafox, quien fue rescatado por Jesús Topete para que se hiciera cargo del equipo Copa Davis con el apoyo de Jorge Lozano.

Wimbledon puso en juego en su primera una bolsa total por 43 mil 788 dólares, una cantidad que es superada en primera ronda, pues en 2019 un perdedor recibió 57 mil 136 billetes verdes.

 

Print Friendly, PDF & Email