Saúl Arauzo, antes de convertirse en empresario fue jugador de alta competición, profesional prestigiado. Durante su estancia en Nueva Zelanda conoció a fondo su cultura y por ello no tuvo duda de que el TRI jugará en Brasil el Campeonato Mundial.