Vamos Goyo, así le gritaba Gregorio Hidalgo a su pequeño en los torneos infantiles, juveniles y profesionales.

Hidalgo, sigue de cerca a su hijo, pero como líder de una academia que se monto en Querétaro y que va bastante bien.