Siempre animoso, Eduardo Casarín tiene una historia que contar porque ha estado involucrado en proyectos importantes de tenis. Fue parte del equipo de José Luis Clerc y Erk Casas en Acapulco y ahora está en México, DF, disfrutando de la vida.