La primera edición del WTA de Monterrey fue conquistada por la francesa Marion Bartoli, quien se ganó un lugar en la historia del tenis mundial por haberse coronado en Wimbledon.

La favorita fue la polaca Agnieszka Radwanska, número 10 del mundo, quien insólitamente perdió en la primera ronda en manos de la china Na Li.

La única mexicana que apareció en el cuadro principal a través de un wild card fue Melissa Torres, misma que se sostuvo como la número uno del país. Las otras dos invitadas nacionales fueron instaladas en el cuadro de calificación, se trata de Alejandra Granillo y Daniela Muñoz.