GOLPE DE REVÉS

Alejandro Álvarez Zenith

Escobedo retiro a Lukas Lacko 99 ATP

Si usted revisa los resultados del US OPEN se dará cuenta en la lista de ganadores que un chico que responde al nombre de Ernesto Escobedo se encuentra en la segunda ronda del US OPEN, pues al recibir un wild card de parte de la USTA lo aprovecho sacando una victoria.

Los Escobedo son oriundos del estado de Zacatecas y dentro del ámbito tenístico nacional fueron destacados en especial Xóchitl. Pero tanto el padre de Ernesto como Xóchitl, decidieron emigrar a Estados Unidos, por ello sus hijos tienen el derecho de jugar por ese país y reciben apoyo de la USTA.

Al ver que un tenista de sangre mexicana gana en el US OPEN uno se pregunta porque en México no se logran desarrollar jugadores similares y sobre todo porque en menor escala también en este país se brindan oportunidades en justas como el Abierto Mexicano y varios torneos más que ofertan buena puntuación.

Luis Herrera fue 49 ATP en 1992 y a partir de ese año el tenis mexicano ha venido a menos y después de ver lo que ha hecho Escobedo nos damos cuenta que el tenis no está negado para los mexicanos.

En la década de los ochenta y noventa jugadores sin dinero de bue nivel fueron apoyados por buenos entrenadores, mientras que los adinerados se daban el lujo de escoger dentro y fuera de México. Aun así esos chicos obtuvieron logros que a la fecha no han sido superados en torneos grandes a nivel juvenil. De ese grupo el que floreció fue Herrera.

Pero ¿qué ha pasado con el tenis mexicano? Es una pregunta que muchos se hacer y esta es una opinión que puede tener validez, pues todo depende del enfoque con el que se midan las diferentes situaciones.

Viendo lo que pasa en México desde las tribunas entendí que este país  es un paraíso para formar vividores del tenis. A nivel juvenil son pocos los jugadores ordenados y comprometidos, pues muchos sin que esto sea una aseveración y de acuerdo a lo que se dice ya ingieren bebidas embriagantes y algunos se han dado toques. Aclaramos que nosotros no hemos visto a nadie hacerlo, pero reitero que se dice por ahí.

Por otro lado, hemos visto a las autoridades deportivas muy pasivas para poner correctivos. En la actualidad los exámenes que detectan el uso de sustancias prohibidas son muy baratos, pero no se hacen, lo cual genera mucha libertad para que, de acuerdo a lo que se dice,  algunos jugadores usen los torneos para hacer lo que no hacen en su entorno familiar. Todo se resume a fiesta!!!

Tampoco vemos programas serios, ni sincronización para que se aproveche la estructura que impera en el tenis mexicano, pues un jugador que sea efectivo en los futures, challengers y ATP que se organizan en territorio nacional puede colocarse sin problemas dentro de los primeros top 100 atp.

También existe mucha infidelidad del jugador al entrenador y viceversa, lo cual ha ocasionado que no exista un compromiso de entrega de parte de los adiestradores. En la mayoría de los casos un entrenador trata de sacar lo más que puede de un jugador, a sabiendas de que este lo va a cambiar en el momento menos esperado.

Otros aprovechan a  los jugadores de buen nivel para escalar dentro de la estructura mexicana, pues la única forma de tener acceso a cargos y capitanías es a través de lo que acontece alrededor de una cancha. Hay quienes dicen que esto se llama bondad disfrazada.

Pero la falta de hambre de parte de los jugadores es la trampa que ha tenido atorado al tenis mexicano. Y según se dice: tiene que ver con el hecho de que es raro encontrar a un mexicano de clase media para arriba que esté dispuesto a pagar el precio que demanda el tenis de alta competencia.

Dentro del seno de la FMT hemos detectado a dirigentes que fracasaron como padres de tenistas, quienes para colmo de los males son los que a lo largo de décadas han tomado decisiones de lo que se vive actualmente y que han sacado raja política de sus cargos. Al resto y podemos decir que son la mayoría lo que menos les importa es un jugador, pues ni los conocen, ni se emocionan con los resultados que se van dando en los torneos.

Esos círculos viciosos son los que nos tienen atorados y eso que no hemos comentado a fondo lo que sucede con academias que usan a los jugadores de alto nivel para vender servicios a los maletas. El tema es largo…

Por todo lo expuesto esperamos que la nueva administración de la FMT logre cambios que rompan con los vicios, pero hay que darles tiempo porque acaban de comenzar, aunque hay dirigentes dentro del seno federativo que debieran renunciar por dignidad, pues llevan muchos años haciéndola de Tarzán para sobrevivir, es decir, cambiando de mecate.