Jorge Moya de Yonex soltó el grito cuando el suizo Stanislas Wawrinka venció al serbio Novak Djokovic en la final del Roland Garros por 4-6, 6-3, 6-3, 6-4.

Cuando leas la nota ya se dijo todo, entonces resumimos diciendo que el suizo pego de lado a lado a mayor velocidad que el serbio. Cuando requirió los rectos los acertó y en el intercambio cruzado se vio enorme.