Ximena Kompalka es una jugadora que pelea y que le pega bien a la pelota, pero en los momentos clave de los juegos apretados baja su nivel y es cuando una oponente como la estadounidense Brynn Boren se da cuenta y lleva agua para su molino.

De tal forma que Ximena fue presa de Boren por 6-1, 6-2, pero el marcador no reflejó lo que sucedió en la cancha. Ximena al igual que las juveniles mexicanas tiene que pensar que hace y que hacer  para elevar su juego a mayores alturas.