REYES-ESTEBAN
El tenis de México está de luto… hoy se fue una de sus leyendas. 
Extraordinario tenista, mejor maestro y entrañable amigo, el profesor Esteban “Pajarito” Reyes, falleció este miércoles, a las 7:30 horas, víctima de una paro respiratorio a los 100 años de edad, en su domicilio de la colonia San Miguel Chapultepec.
Esteban “Pajarito” Reyes  será recordado como el primer mexicano que le ganó un punto a Estados Unidos en Copa Davis, que por más de una década siempre nos ganó 5-0, hasta que en 1935, el “Pajarito” venció a Gene Mako, nada menos que finalista de Forest Hills.
Su hijo, el arquitecto Esteban Reyes informó que su hermana Rosa María se encontraba con él en ese momento. “No sufrió. Mi padre se fue en paz. Había tenido dos infecciones,  así que su muerte fue una suma de causas de las que estuvimos pendientes”.
El profesor Estaban Reyes confirmó que los restos del “Pajarito” estarían en la agencia Gayosso de Félix Cuevas alrededor del mediodía y serían cremados probablemente hoy en la noche.
HISTORIA DE LUCHA
 
Esteban nació el 22 de julio de 1913 en la ranchería El Tejocote, Hacienda de San Isidro en el municipio de Contepec, Michoacán. Hijo de Nicolás Reyes Chávez y Catalina González González, tuvo 4 hermanos: Victoria, Teresa, Diego y Félix. La necesidad hizo que la familia se mudará al Distrito Federal, donde Esteban y sus hermanos decidieron ayudar a la economía familiar y lo consiguieron como recogebolas en el Club Tacubaya y luego en el Junior Club.
Fue precisamente en este último donde los hermanos Reyes le tomaron un gusto especial al tenis. Ellos hacían sus propias raquetas de madera y pintaban una cancha fuera de las instalaciones… ¡ahí comenzaron a jugar!
Esteban Reyes trabajaba en el Club Chapultepec, cuando el Lic. Eduardo Mestre Ghigliazza, concesionario del club y amante del tenis, convocó a un torneo para recogebolas que ganó el “Pajarito” y un año después, el periódico Excélsior realizó uno similar en el que se admitió a entrenadores y también Esteban lo ganó venciendo en semifinales a “Lorenzana” y a Felipe Ángeles en la final.
Esteban pasó “un año de castigo” porque “cobraba” como recogebolas y no podía competir en torneos de aficionados, pero en 1932, después de cumplir con la sanción, ganó el Campeonato Nacional Juvenil al derrotar al favorito Ángel Roldán, su primer torneo como jugador aficionado.
En 1933 participó en el round robin que organizó la entonces Asociación Mexicana de Tenis para seleccionar a los jugadores de Copa Davis que debían enfrentar a Estados Unidos y el “Pajarito” ganó su sitio debutando ante el estadounidense Cliff Sutter con quien perdió debido a su novatez, sin embargo nada desanimó a Esteban quien al poco tiempo ganó el Campeonato Internacional de Monterrey venciendo en la final al texano Martin Buxby, quien llegó al torneo con la fama de ganarle al campeón de Estados Unidos, Elsworth Vines y quien en ronda previas había superado a Ricardo Tapia y Alfonso Unda.
En 1934 Esteban Reyes conquistó la medalla de plata en los Juegos Centroamericanos de San Salvador, tras caer en la final ante el cubano Ricardo Morales y en 1935 el “Pajarito” se convirtió en el  primer mexicano que le ganó un punto a Estados Unidos en Copa Davis en cinco sets al vencer a Gene Mako, finalista de Forest Hills, quien después de estar abajo se retiró aduciendo una molestia en el tobillo, aunque curiosamente esa misma noche, durante una cena en la embajada de Estados Unidos, Mako bailó hasta el cansancio.
 
En 1936, Esteban Reyes contrajo matrimonio con Herlinda Delgado con quien tuvo tres hijos: Esteban, Rosa María y Patricia, también grandes campeones de México.
Esteban Reyes fue integrante del equipo mexicano de Copa Davis por varios años y conquistó varios títulos internacionales y nacionales, en singles y dobles, uno de estos en compañía de Daniel Hernández y tres con Eugenio “Gato” Tapia, fue campeón de singles del Distrito Federal y de muchos torneos más, hasta que en 1941 anunció su retiro como jugador en el torneo de invitación del Club Hípico Alemán.
MAESTRO EJEMPLAR
 
De 1942 a 1956, Esteban Reyes  fue entrenador de Copa Davis y de los equipos en Juegos Panamericanos. Algunos de los jugadores que estuvieron bajo su tutela fueron: Rafael “Pelón” Osuna, Gustavo y Toño Palafox, Carmelita Christlieb, Mela Ramírez, Hilde Heyn, Marcelo Lara, Vicente Zarazúa, Joaquín Loyo Mayo, los hermanos Rolando y Armando Vega, Mario Llamas, Francisco Guerrero Arcocha, sus hijos Esteban, Rosa María y Patricia Reyes, Lulú Góngora, Jorge Berman, Héctor Ortiz, Octavio Martínez, Adolfo González, Luis Riefkohl, Fernando Pérez Pascal, José María Zubirán,  y Alina Balbiers, entre muchos otros.
 
ARTISTAS Y POLÍTICOS
 
Artistas como Hugo Stiglitz, Tito Guízar, Rosita Arenas, Alma Delia Fuentes y muchos más, también estuvieron bajo su instrucción. Ni que decir de políticos como Marco Antonio Muñoz Turnbull, ex gobernador de Veracruz;  Fernando Casas Alemán; Beatriz y Miguel, hijos de Miguel Alemán Valdés; el empresario Carlos Trouyet; el ex director del IMSS, Ricardo García Sainz, quien fue campeón nacional en 15 y menores, con Esteban Reyes como entrenador; Guillermo Espinosa Iglesias y familia; Emilio Carrillo Gamboa, ex director de Telmex; Francisco Rojas, ex director de Pemex. Incluso fue profesor del ex presidente Carlos Salinas.

HEREDEROS DEL DEPORTE

 
Padre y maestro… Esteban “Pajarito” Reyes heredó a sus tres hijos el amor por el deporte blanco y todos le dieron grandes satisfacciones a él y a México.
Rosa María Reyes Delgado ganó sin perder un game el Orange Bowl, a los 11 años de edad. Fue campeona nacional y panamericana. Ganó singles y dobles de Estados Unidos en la categoría de 15 años y menores, posteriormente llegó a cuartos de final en Wimbledon y fue finalista juvenil de este mismo torneo. Rosa María, apodada “La Pajarita” fue campeona de dobles en Roland Garros, en 1958, junto a Yola Ramírez, venciendo en la final a las australianas Mary Bevis Hawton y Thelma Coyne Long por 6-4, 7-5. Fue doble finalista en Roland Garros en 1957 y 1959, también con Yola Ramírez, con quien además conquistó en 1957 el torneo de dobles de Montecarlo y con Pancho Contreras el cetro de dobles mixtos en el torneo de Roma.
Rosa llegó a semifinales de dobles, tres veces en Wimbledon (1957, 1958 y 1959) y una vez en Roland Garros (1969). Fue además finalista de dobles mixtos en el mismo torneo llevando como pareja a Marcelo Lara. “La Pajarita” se casó el jugador francés Pierre Darmon, campeón de su país.
Esteban Reyes fue campeón juvenil en el Orange Bowl, en singles, dobles y mixtos; campeón juvenil de Estados Unidos en 1955 en Kalamazoo; integrante del equipo de Copa Davis por dos años. Esteban obtuvo importantes triunfos sobre el australiano Malcolm Anderson, el campeón inglés Billy Night y el campeón de Wimbledon, el español Manolo Santana.
Patricia Reyes Delgado fue finalista del Campeonato Nacional, monarca nacional de dobles por 4 años. Semifinalista juvenil en Wimbledon y finalista del Orange Bowl. Con su hermana Rosa María ganó en Francia a la campeona de Wimbledon Virginia Wade y Ann Haydon; en compañía de Rosie Casals jugó ante la famosa Billy Jean King y Karol Grabner.
LOYO MAYO, HIJO ADOPTIVO
 
Además de un gran jugador y maestro, Esteban “Pajarito” Reyes siempre demostró que era un gran ser humano, un ejemplo de ello es que fue tutor, guía y protector del gran tenista mexicano Joaquín Loyo Mayo, quien también fue recogebolas y solo y sin dinero recibió el apoyo total del profesor Reyes, pues lo llevó a vivir a su casa y lo trató como su hijo, además gestionó los trámites para que como hijo adoptivo, Loyo Mayo pudiera viajar a Florida.
Loyo Mayo fue campeón de México por 10 años, integrante del equipo mexicano de Copa Davis. Por su calidad en el tenis obtuvo una beca para estudiar en Los Ángeles donde se recibió en Administración de Negocios y vive actualmente en el vecino país donde también enseña tenis.
SU LEGADO
 
Las enseñanzas de Esteban “Pajarito” Reyes serán evocadas en las páginas doradas del deporte blanco. Quién no lo recuerda en los pasillos de algún torneo dando consejos a los jovencitos tenistas o incluso en el que fuera su club, Reyes Tenis, donde siempre cobijó a las nuevas generaciones y les mostró la fórmula del éxito. 
Se fue un gran jugador, un maestro ejemplar, un padre íntegro y un magnífico amigo.  ¡Siempre lo recordaremos!