Las mexicanas Marnie Ochoa y Claudia Herrera fueron parte del equipo que ganó el nacional de Estados Unidos en la división de 45 y más.

El que anda feliz de la vida es el gran Poncho Ochoa, semifinalista probado del Roland Garros en 1961, pues su bebe está dando de que hablar en el país de Donald Trump.

Poncho textualmente dijo: Me hace sentir muy orgulloso, porque es una campeona de la vida.