En el Estado de México, la organización Casablanca ha sido un fuerte impulsor del tenis porque ha iniciado a miles de jugadores y muchos se han enrolado al sistema federado a través de la ATEM.

El Casablanca Satélite ha tenido un cierre de año muy intenso con una comunidad tenistica leal.