Una palabra bien aplicada dice mucho.